martes, 5 de agosto de 2008

CAPRICHO NARANJA

Por ningún motivo, ni por ninguna razón,
pongo traba al corazón, que hoy se levantó con ganas.
Derrotó al vil pijama y al camisón de verano,
se deshizo del pecado de adormilarse en la cama.
Se burló de la morriña, de la siesta y del desvelo,
hoy que despertó guerrero,
yo lo alistaré en tus filas,
para ganar el combate otras veces ya perdido,
Por tanto no veo razón, que detenga al corazón,
ni tampoco veo motivo.


Autor: Leonardo Ginés Caetano 

No hay comentarios: