martes, 5 de agosto de 2008

INERME ANTE LO TUYO

De tu silencio forzado,
a la pena consabida,
no hay más distancia en mis manos,
que el llamarte ser amado
y no encontrarte en mi vida.


Crueldad que manifiestas,
para agitar mi templanza,
la espera se vuelve inquieta,
cuando el silencio me aprieta,
y la soledad avanza.


Al oriente del vacío
que en tu huída me dejaste,
he hecho frente al desafío
y me cobija el estío

de los besos que olvidaste.

Autor: Leonardo Ginés Caetano 

No hay comentarios: