jueves, 4 de diciembre de 2008

EL AIRE DE OTOÑO AÚN HABLA TI


Hoy que quisiera abrazarte,
y escucharte la palabra,
sólo el aire me conforta
cuando te llamo y no hay nada.

Hoy que la revolución
necesita de una voz marina,
de azules libertarios
y rojos pensamientos.
Hoy que el alma pide
el blanco de la salina callada,
ésa que se yergue pobre
en la bahía olvidada.

Hoy que el levante
necesita un grito que lo espante,
y el sol un suspiro de fresco oeste
que lo empuje a navegar.
Hoy quisiera yo hablarte
y disparar mi retahíla,
ante tu endiosado perfil
que se hizo plata en el otoño.

Hoy que te recordé
de imagen y palabra
me falta el olor de tu existencia,
y el tacto de tu mirada.
Hoy que te quise abrazar,
me acurruco en este verso,
que es el único camino
que aún conservo hasta tu casa.

Autor: Leonardo Ginés Caetano