jueves, 9 de julio de 2009

ARROYO, QUE TE IMAGINASTE RÍO

Sobre el cauce
de gris cemento,
te balanceas inalterable.
Poseído por la brisa
del verano que se siente.
Por orilla un basurero,
donde de escombros
te alimentas, árbol que
buscas ser un poco más
silvestre en tu follaje.
Arriba el cielo,
inalcanzable, aire celeste
que enmarca tu silueta,
alienado por el humo
que respiran los coches.
Tierra que se encrespa
y saviamente
se olvida de las almas
que ya no cobija
del calor, o de la lluvia.
Ya no hay niño que te
asalte con un juego
de niños.
Ni ancianos que descansen
bajo tu fresco porte.

Autor: Leonardo Ginés Caetano 

No hay comentarios: