jueves, 13 de febrero de 2014

ESPERANDO

Me quedé esperando
un soplo de tu voz
cuando la noche hizo
del día una quimera.


Imaginé el decir
de tu boca atrevida
con ese crepitar
de ansias que la agitan.


Me quedé dormido
soñando con tu voz
cuando la medianoche
de oscuro lo hizo todo.


Mas tú no apareciste
cual brisa de esperanza,
ni pude ver lo azul
del mar de tus palabras.


Imaginé tu adiós,
tus últimas palabras,
tan sólo me quedó
la soledad eterna.


Autor: Leonardo Ginés

1 comentario:

Pilar Rodríguez dijo...

Cuantos adiós tenemos que dar a lo largo de la vida....y cuants nos quedan por dar...
Como siempre gracias por tus versos amigo poeta