jueves, 24 de abril de 2014

CAMINO DE SILVERDARK - SENDERO DE ABRIL

Deja que abata mi caminar
contra las araucarias enhiestas,
ésas que volátiles y fugaces
soportan el tiempo del mundo,
y en este transitar aliviar del alma
los postrimeros besos  que me han herido.

Bajo este corazón en tierra sumergido
que altiva ante mi voz lo frágil de su vuelo,
te muestras como adonis gallardo y descreído
cobijo donde hallé refugio ante el anhelo,
y en tu frontera fósil dormirme guarecido
de los recientes besos que tus labios me dieron.

Autor: Leonardo Ginés Caetano