jueves, 5 de mayo de 2016

TODO FLUYE

Por que la vida es río,
como agua fluye y pasa
cual viento peregrino, 
del territorio escapa,
allende de los confines
y a otras banderas ama.

Todo comienza en río
en manantial que mana,
como un geiser de amor
que por el cielo exhala;
las emociones viven
en lágrimas que viajan
y como a borbotones
las nubes se desplazan,
las olas se pasean,
las estaciones cambian,
las estrellas recorren,
el cielo se traslada,
los corazones mueven
la sangre adulterada.

La arena en el desierto
el viento las arrastra,
el hielo del glaciar
con pulcritud se cambia,
y se mueve la tierra,
y toda la galaxia,
se mutan los amores,
y las personas marchan,
fluyendo cual arroyo,
como canal con agua,
como las mismas ondas
marítima mecánica.

Y el día torna en noche,
y la noche en el alba,
el pasado en presente,
el presente en mañana,
y el futuro en recuerdo
y el ciclo no se acaba,
mutando la energía
poseyendo otras almas,
diluyendo los cuerpos,
hacia la lontananza.

Todo cambia y se torna,
el tiempo corre y salta,
como cambia la suerte,
como la salud cambia,
como la roca impía
sucumbe en su arrogancia.
Se pasa la tormenta,
y los gobiernos pasan,
se mueven continentes
en su macabra danza,
corrimientos de tierras,
la nieve en avalancha,
tsunamis y ciclones
cometas se desgranan.

Todo fluye y discurre
y  el pensamiento cambia,
porque la vida es río,
y la existencia es agua,
fluimos influidos,
marchando hacía la nada.