jueves, 16 de febrero de 2017

Camino de Standfiv km 16217

Se te escapaban los gritos
Por cada rendija abierta,
Cuanto loco suelto vive
Entre tus malditas piedras.
Que no te miren decían ,
Que no te prestaran cuenta,
Y así  te fuiste muriendo
Enloqueciendo de histeria.
Allí  en medio de la vida
Que te circunda con huertas,
Refugio de negros mirlos
Y de las almas en pena.
Cuerpo que habita el olvido
Maltratado por la ciencia,
Ya no aguantastes el tedio
De los lustros de miseria.
Y en cada girón que cae
Y contra el suelo desmiembras,
Vas liberando tu hechizo,
Y desgranando tu pena.
Todo el cielo abovedado
Con infamias que sufrieras,
Todo tu halo cubierto
Con las locuras que vieras.
Ya te vas quedando sola,
Sin fuerzas para otra guerra,
Y te has hundido en la sombra
Que en tu alma se metiera.


Autor: Leonardo Ginés Caetano